Cuentakilómetros de moto: tipos y características

Comentarios (0) Consejos AMV

Compartido

Dentro de los accesorios para moto hay algunos que son opcionales, mientras que otros son obligatorios y totalmente imprescindibles. Este es el caso del cuentakilómetros. En este post hablaremos de qué es un cuentakilómetros, para qué sirve, qué tipos de cuentakilómetros podemos encontrar y cuáles son sus principales características.

cuentakilometros moto

El cuentakilómetros u odómetro es un accesorio que incorporan las motos en el panel de mandos y que, como su propio nombre indica, sirve para llevar un conteo de los kilómetros que ha recorrido el vehículo. No se debe confundir, aunque la mayor parte de las veces formen parte del mismo panel, con el velocímetro, cuya función es medir la velocidad a la que se circula.

Es un elemento imprescindible y obligatorio en la moto, ya que sin él no se puede pasar la ITV.

¿Para qué sirve un cuentakilómetros de moto?

La función básica del cuentakilómetros es, como ya hemos señalado, mostrar los kilómetros recorridos por la moto. Pero además, cumple otras muchas funciones:

Permite saber cuándo es necesario pasar ciertas revisiones, como el cambio del aceite o el filtro del aire.

Es una buena forma de evaluar las condiciones en que se encuentra una moto. Tampoco es que exista una relación directa entre la cantidad de kilómetros de una moto y su estado, pero sí sirve de guía.

Del mismo modo, tampoco existe una relación directa entre el número de kilómetros de una moto y su valor, pero es cierto que influye en su precio (a mayor número de kilómetros, menor precio).

Tipos de cuentakilómetros de moto y características principales

Analógicos: Cada vez más en desuso. Son los odómetros clásicos y dependen del velocímetro para medir las distancias. El velocímetro funciona con un imán que se encuentra dentro de un tambor magnético que, dependiendo de la velocidad, ejerce mayor o menor fuerza de arrastre, provocando el movimiento de la aguja en el velocímetro (a mayor velocidad existirá más fuerza de arrastre y, por tanto, la aguja se desplaza más). El odómetro se vale de esta fuerza de arrastre magnética, la cual es transferida a otro tambor que cuenta con unos engranajes calibrados para medir la distancia cada “X” metros (en los analógicos suele ser a partir de 100 metros).

Digitales: Han ido sustituyendo progresivamente a los analógicos. No funcionan mediante el sistema de imanes y tambores magnéticos, sino mediante un sensor óptico que envía las señales a un circuito electrónico. Ofrecen una mejor visión de los dígitos, más exactitud, más funciones (distancias parciales, división de las distancia en tramos, cálculo de la velocidad media,  etc) y resultan más complicados de trucar.

Inalámbricos: Son cuentakilómetros de “bici”, sin cableado, que se usan principalmente como velocímetros para enduro o mx. Los hay de gama alta que incorporan tres dígitos. Suelen funcionar mediante infrarrojos. Su principal inconveniente es que pueden dar fallos si se llenan de polvo o de barro.

Parciales: Algunos cuentakilómetros disponen de esta opción (TRIP). El cuentakilómetros parcial no mide la distancia total, sino la recorrida en un tramo determinado. Se trata de un “extra” que se incluye dentro de las funciones del cuentakilómetros (y, por tanto, se muestra en el mismo panel). Puede ser puesto a cero cuando el conductor desee.

¿Se puede trucar un cuentakilómetros de moto?

Los cuentakilómetros, tanto de moto como de coche, se pueden trucar, generalmente con el objetivo de “reducir” la edad y uso de un vehículo de segunda mano y aumentar así su precio de venta.

Tanto los fabricantes de odómetros como los de motos han realizado progresos para evitar este tipo de prácticas. Los primeros, amparándose en la tecnología y en los sistemas electrónicos y digitales. Los segundos, mediante el control a través de los libros de mantenimiento electrónicos o los registros de kilómetros en las revisiones de la ITV.

Si, a pesar de todo, tenemos dudas, existen maneras de saber si tu cuentakilómetros ha sido trucado. Nuestra recomendación es que acudas directamente a un servicio oficial de la marca, donde tendrán los instrumentos más adecuados para hacer una correcta diagnosis del odómetro y reconocer cuál es su kilometraje real.

Si se ha comprobado que el odómetro está realmente trucado, tenemos tres opciones:

  • Intentar llegar a un acuerdo o compensación con el vendedor.
  • Poner la reclamación pertinente ante el Sistema Arbitrario de Consumo.
  • Buscar una resolución por vías legales. Esta medida no se puede tomar si previamente se ha denunciado el caso en Consumo. Hay que tener en cuenta además que el delito prescribe a los 3 años de haber efectuado la compra del vehículo.

Te puede interesar:

Qué es y para qué sirve el tacómetro de una moto

Compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog de motos y quad

Suscríbete al blog

y recibe en tu email nuestros post más destacados

Categorías moto

Sobre AMV