Revisión ITV – Consejos para pasar la ITV de tu coche

Comentarios (0) Consejos AMV, Destacadas

Compartido

Temor de muchos y desconocimiento de otros, la  ITV (Inspección Técnica de Vehículos) es irremediable, nos toca pasarla a todos por igual, aunque a unos más que a otros. Pero no te preocupes, desde AMV te damos unos consejos para que puedas superarla, y verás que no es tan malo como lo parece.

ITV

Por lo general, tendrás que llevar tu vehículo a la ITV a los 4 años desde su primera matriculación, cada dos entre los 6 y 10 años de antigüedad, y a partir de entonces, cada año. Si nunca hiciste este trámite, o si te cuesta superarlo, a continuación te explicamos qué documentación tienes que llevar, qué le van a mirar a tu coche, y cómo anticiparte a esos dichosos fallos.

Consejos para pasar la ITV del coche

¿Qué documentos son necesarios para la ITV?

Antes de meternos en materia, deberemos mostrar algunos documentos en la administración de la ITV, para demostrar que circulamos de forma legal. Estos documentos son la tarjeta de la ITV, el permiso de circulación, y el recibo del seguro. Este último sería recomendable, dado que se suele comprobar de forma telemática, pero algunas ocasiones este sistema puede fallar. Ten en cuenta que en España el parque móvil cuenta con casi 27 millones de vehículos, por lo tanto es recomendable también ser precavidos, y pedir una cita previa.

¿Qué van a mirar y como anticiparte?

Como el fin de la ITV es demostrar que el vehículo está en condiciones óptimas para la circulación, y que no representa un peligro para sus ocupantes y para el resto de usuarios, se mirarán los siguientes puntos:

Mecánica

En esta inspección, los operarios de la ITV comprobarán que nuestro vehículo no pierde líquidos, que frena correctamente o no tiene holguras en la dirección, transmisión, suspensión, etc. Para ello se meterá nuestro coche en el rodillo, y posteriormente en el foso, para revisar todas estas partes. Es importante que nos fijemos si al coger el coche, este ha dejado alguna mancha en el suelo, o en la conducción produce algún ruido o comportamiento extraño, así podremos llevar el coche a una revisión en el taller para evitar faltas graves. Cuidado también con las emisiones, sobretodo si nuestro coche tiene algún tiempo, dado que este motivo puede hacer que no superemos con éxito esta inspección. Para evitar este problema, deberemos cambiar el filtro del aire (que no tendrá un coste elevado), y conducir con el coche unos kilómetros a mas de 3.000 revoluciones, así limpiaremos el motor.

Alumbrado

Por muy bien que nuestro vehículo esté en perfecto estado en cuanto a la mecánica se refiere, el alumbrado es uno de los aspectos fundamentales, y si no está correctamente, no superaremos la ITV. Es una de las principales causas de rechazo, sin embargo, es muy sencillo comprobar si tenemos bien las luces de nuestro vehículo en muy poco tiempo. Si no tienes a nadie que te ayude, tampoco tienes excusa: puedes acercar tu coche a la pared y comprobar su alumbrado. No te confíes; incluso si los cristales de los faros, pilotos, y también de las lunas, tienen “chinazos” o están rajados, cometeremos una falta grave y por lo tanto, no estaremos aptos.

Interior y exterior

Puede parecer una tontería, pero llevar el coche limpio, hará que la predisposición del operario sea positiva. Al margen de la limpieza, deberemos comprobar el estado de cosas como los paragolpes, matrículas, retrovisores e incluso los limpias: si alguno de estos elementos esta rajado, dañado severamente, no están bien sujetos o no hace su función, tendremos problemas. Presta atención; cosas como no tener agua en el depósito del limpiaparabrisas, es una falta grave que nos hace no superar la ITV.

Neumáticos

No te olvides de las ruedas, son muy importantes, es el único elemento del vehículo que está contacto con la carretera. Los neumáticos deberán tener dibujo suficiente, y no tener cortes o deformaciones. Además la medida de estos, deberá coincidir con los especificado en la ficha, y coincidir en forma al menos por ejes.

Recuerda que solo podrás cometer 2 fallos leves, ya que 3 se consideran uno grave, y por tanto motivo de rechazo, teniendo que pasar la ITV en menos de un mes. Si lo haces en ese plazo no tendrá coste alguno, mientras que si te pasas, volverás a pagar de nuevo las tasas. Si existieran fallos muy graves, como errores en el bastidor, reformas que no están homologadas o golpes mal reparados que afecten al chasis, se retirará la documentación del vehículo y se inmovilizará.

Si finalmente has conseguido pasar satisfactoriamente la ITV, recuerda poner tu pegatina y llevarla al día, dado que no llevarla puede suponerte una multa de hasta 100€.

Por eso, no te la juegues: revisa tu coche al máximo posible, o pide ayuda algún profesional y ahórrate tiempo y dinero en la ITV.

También puedes leer:

ITV moto: puntos básicos de revisión

ITV moto: Claves para superarla con éxito

Compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog de motos y quad

Suscríbete al blog

y recibe en tu email nuestros post más destacados

Categorías moto

Sobre AMV