Cascos de moto: la mejor protección para conducir seguros

Comentarios Consejos AMV

Compartido

Motorista con casco y gafas de sol
El casco es una pieza indispensable para todo motero y la mejor protección. Sea para moverse por ciudad, carretera o campo, es la parte más importante de la indumentaria del conductor para prevenir daños en caso de accidente.

Por eso, debemos elegir uno debidamente homologado, que haya superado con buena nota las pruebas. El Informe Sharp (Safety Helmet Assessment and Rating Programme), el equivalente al EuroNCAP de seguridad de automóviles, examina los cascos y los califica según la protección que proporcionan. Es un excelente baremo que nos puede orientar para saber cuál elegir.

 

Integrales, los más eficaces

De los diferentes tipos de cascos de moto, sin duda, los más eficaces son los integrales por la protección que dan a toda la cabeza y la cara. Son los más aconsejables, tanto si vamos a movernos por ciudad como por carretera.

Los modulares, integrales con mentonera abatible, resultan más cómodos en determinados momentos, como cuando bajamos de la moto para hablar, descansar o refrescarnos, ya que lo podemos hacer sin necesidad de quitarnos el casco. No ofrecen el mismo nivel de seguridad aunque se acercan mucho a los integrales y pesan algo más debido a las piezas desmontables que incorporan.

Los multimodulares son aquellos convertibles en cascos diferentes (integral, jet, enduro, entre otros). Al llevar muchas piezas que se pueden quitar, su resistencia en caso de impacto es menor que los anteriores.

Los tipo jet son habituales para entornos urbanos, pero hay que tener en cuenta que no cubren la cara en caso de caernos o sufrir un accidente. Su mayor ventaja es que nos ofrecen un mayor ángulo de visión periférica, un aspecto positivo en la ciudad.

Los estilo retro, que solo cubren la cabeza, tienen grosor limitado y un ajuste poco fiable. No son recomendables y se usan únicamente por cuestiones estéticas, sobre todo en aquellos que llevan motos cruiser.

Para practicar off road, están los cascos trail, una mezcla entre integrales y motocross; los de motocross y los de trial. Cada uno ha sido concebido para una especialidad bien definida.

Conoce ahora todos los trucos para mantener tu moto en las mejores condiciones descargando gratuitamente nuestra “Guía para el mantenimiento de tu moto”.

 

¿Cómo elegir el casco de moto?

Cuando vamos a adquirir un casco de moto, es muy importante que nos tomemos el tiempo necesario y nos probemos cuantos modelos y tallas consideremos oportunos hasta dar con aquel que se adapte a nuestra cabeza de forma perfecta. Ni debe apretarnos mucho, ni quedarnos holgado, ya que con el tiempo el acolchamiento interior va perdiendo grosor y acaba por no cumplir con su función.

Una vez puesto (si usamos gafas, hay que probarlo con ellas), no debe moverse cuando hagamos un giro brusco con la cabeza. Tiene que quedar perfectamente sujeto. Hay que prestar atención a aspectos como la comodidad, ventilación, sonoridad, dispositivos antiempañamiento, visión frontal y periférica, sistema de cierre, peso y visibilidad.

Debemos tener en cuenta los componentes que se han usado para su fabricación. De ello, dependerá el nivel de seguridad que ofrezca el casco. Lo más importante es la calota, la parte que cubre toda la cabeza.

Existen modelos fabricados con materiales termoplásticos inyectados, poliuretano, ABS y fibras de carbono, de vidrio, kevlar o tricomposite o una mezcla de ellas. Los más seguros son los fabricados con fibra de carbono y kevlar, aunque por su elevado precio están destinados sobre todo a competición. Los de fibra de vidrio son suficientemente seguros y resistentes.

Motorista sujetando un casco de moto.
Respecto al acolchamiento interior, lo mejor es que sea desmontable y sustituible, ya que con el tiempo pierde grosor por la presión a que se ve sometido y, por tanto, efectividad. Además, al estar en contacto con la piel y el pelo, suele ensuciarse. Por ello, es conveniente que sea antialergénico, antibacteriano y lavable. Si posee carrilleras y barbilleras, asegura una mejor sujeción.

La elección de la visera también es importante. Vamos a ver a través de ella y debe ser de la mejor calidad posible, con sistema antivaho, transparente y escurrir bien el agua de la lluvia. Hay que ser muy cuidadosos al limpiarla para evitar que se raye y tener que sustituirla.

Igualmente hay que verificar el barbuquejo, el sistema de cierre que sujeta el casco a la barbilla. El más seguro es el de doble anilla o doble “D”, el único homologado para circuitos, aunque muchos son los que llevan el cierre rápido de clic, un sistema bastante fiable siempre y cuando esté en perfectas condiciones.

Cuando compremos un casco, debemos asegurarnos que está debidamente homologado, según la norma ECE/ONU R22. Ha de llevar una etiqueta blanca en la que esté escrita la letra E, de Europa, seguida de un número (9 para los cascos homologados en España). Tres letras indican su nivel de seguridad: P, máxima seguridad; NP, no protege la barbilla, y J, para los de tipo jet.

No hay que olvidar nunca que la seguridad debe primar por encima de otros factores. Es preferible no comprar un casco de segunda mano, ya que no sabemos si ha tenido algún golpe que ha comprometido su efectividad.

 

Con fecha de caducidad

Es importante saber cuándo debemos renovar nuestro casco de moto. Todos tienen fecha de
caducidad, que dependerá de los materiales en que estén fabricados (los termoplásticos, unos cinco años; la fibra de vidrio o carbono, unos ocho).

También influyen en su conservación el uso y cuidados que le hayamos dado. Es aconsejable cambiarlo si recibe un golpe fuerte, si detectamos fisuras o grietas, si los cierres se encallan o si vemos los plásticos resecos.

La máxima vida útil se la daremos con un mantenimiento adecuado tanto del exterior como del interior. Para ello, hay que transportarlo en la bolsa que suministran casi todos los fabricantes, evitar dejarlo atado a la moto a la intemperie y tratar de que no se golpee.

Otras medidas para el cuidado del casco tienen que ver con guardarlo lejos de pinturas, barnices o disolventes, limpiarlo a fondo una vez al año y, si se moja por dentro, dejarlo secar a temperatura ambiente. En fin, debemos protegerlo como el elemento clave para nuestra seguridad en la moto.

También puedes leer: 

Qué ropa llevar en un viaje en moto

La ropa de moto también debe ser segura en verano

Compartido

2 Responses to Cascos de moto: la mejor protección para conducir seguros

  1. […] último, te recomendamos que compruebes que el casco está homologado, según la norma europea  (identificación E9 para España). Es importante saber si cumple con este requisito. Se puede […]

  2. […] tantas clases de cascos de moto como tipos de moto. Los más comunes son los cascos abiertos, los modulares, los integrales y los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog de motos y quad

Suscríbete al blog

y recibe en tu email nuestros post más destacados


He leído y acepto el Tratamiento de mis Datos Personales.

Categorías moto

Sobre AMV