Causas por las que mi coche no arranca

hombre mirando el motor de un coche con el capó abierto

Comentarios (0) Coche, Destacadas

Compartido

Desde tener una batería descargada hasta un mal funcionamiento de los interruptores de freno y embrague, existen numerosas causas por las que un coche no arranca. Si no te quieres quedar tirado, este post te interesa. ¡Sigue leyendo!

hombre mirando el motor de un coche con el capó abierto

Aunque seamos muy cuidadosos para evitar averías de coche, no estamos exentos de sufrirlas. Por ejemplo, puede suceder que, al girar la llave o pulsar el botón de contacto, nos quedemos con cara de no entender nada porque el coche no arranca.

En situaciones así, lo normal es entrar en pánico. Algo lógico, ya que quedarse tirado es un contratiempo. Además, en estos casos también nos preguntamos cuál será la causa de la avería. Y, sobre todo, cuánto nos costará la reparación. ¡Un quebradero de cabeza!

¿Por qué mi coche no arranca?

Que un coche no arranque puede deberse a diferentes motivos. Normalmente, lo primero que solemos pensar es que se ha quedado sin batería. Pero lo cierto es que las causas son muchas y variadas: desde un problema con un fusible hasta un fallo en el selector del cambio automático, existen diversas razones que, de no solucionarlas, nos obligarán a llamar al servicio de grúa.

Causas por las que tu coche no arranca

Para poder funcionar, un vehículo necesita energía, combustible, aire, lubricante, líquido refrigerante/anticongelante (agua) y una serie de piezas y mecanismos. Si alguno de esos componentes falla, podría suceder que un automóvil no se pusiese en marcha. A continuación, repasamos algunas de las principales causas por las que un coche no arranca.

Averías eléctricas

Muchos de los fallos que presentan los automóviles están relacionados con los problemas eléctricos. Y estos, a su vez, pueden provocar que un coche no arranque.

  • Batería. Que la batería esté casi o totalmente descargada es una de las causas más habituales. Como primera medida, se aconseja usar unas pinzas (para conectarla a otra batería) o un arrancador. Pero, aunque consigamos poner el automóvil en marcha, lo suyo es que sea revisado en un taller.
  • Alternador. Al generar electricidad destinada a recargar la batería y suministrar corriente a todos los sistemas eléctricos que lo requieran, este componente es esencial. Si el testigo de la batería que hay en la instrumentación se queda encendido, es lógico pensar que el problema es del alternador.
  • Motor de arranque. Generalmente eléctrico, es fundamental al encargarse de poner en marcha el motor de combustión interna. Si notamos problemas al arrancar, escuchamos ruidos metálicos al accionar el contacto o notamos un olor a quemado, debemos llevar el coche al taller antes de que nos deje tirados.
  • Fusibles. Protegen los componentes eléctricos de posibles subidas de tensión. Si, por ejemplo, el fusible del motor de arranque está fundido, podría provocar que el coche no arrancase. Con el manual de usuario y unas pinzas especiales es posible extraer y comprobar el estado de los fusibles.
  • Relés. Su función es dejar pasar o cortar la corriente dentro de un circuito eléctrico. Si un relé está estropeado o el flujo de corriente es insuficiente, puede repercutir negativamente en componentes como el motor de arranque.
  • Bujías. Las bujías y su cableado son partes muy importantes del sistema eléctrico y del arrancado del motor. En el caso de los coches diésel, hablaríamos de bujías de precalentamiento o calentadores. En ambos casos, de su estado dependerá que el motor arranque o no.

Llave de contacto e inhibidores

Otros dos problemas muy habituales por los que un coche no arranca tienen que ver con la llave de contacto y los inhibidores:

  • Llave de contacto. Algunos automóviles cuentan con un sistema electrónico de reconocimiento de llaves de contacto. Si no funciona, deberíamos probar con la llave de repuesto. En el supuesto de no conseguir arrancar el coche, en el taller nos dirán si el problema es del sistema, la llave o el clausor.
  • Inhibidores de frecuencia. Por motivos de seguridad, suelen estar instalados en el entorno de las comisarías, cuarteles, ministerios, edificios oficiales, etc. Si nuestro automóvil tiene una llave inteligente y no conseguimos que arranque, en el manual de usuario se explica cómo poner en marcha el motor.

Combustible

Entre los problemas más frecuentes que impiden que un coche se ponga en marcha se encuentran los relativos al combustible.

  • Falta de combustible. Apurar el depósito tiene consecuencias muy negativas tanto para el automóvil como para nuestro bolsillo. No hay que esperar a que la aguja llegue a la zona de reserva para pasar por la gasolinera. Un coche sin combustible no arrancará. Y no solo eso. Este hábito puede acabar provocando averías en la bomba, el filtro y los inyectores.

Suministro de aire, aceite y agua

De igual modo, un coche podría no arrancar debido a fallos registrados en el suministro de aire, lubricante y líquido refrigerante/anticongelante (agua):

  • Problemas en el suministro de aire. Un sistema de admisión atascado y un filtro de aire sucio pueden dar lugar a un mayor consumo de combustible. Y también ocasionar que el propulsor se pare cuando está al ralentí o que no llegue a arrancar.
  • Problemas en el suministro de lubricante y líquido refrigerante/anticongelante (agua). Asimismo, una mala lubricación y la falta de agua son causa de una grave avería: el gripado del motor. Si se enciende el testigo luminoso de este último, no se debe continuar circulando con el coche.

Cadena o correa de distribución

También relacionada con el motor, una avería en el sistema de distribución dificultará que un automóvil arranque:

  • Sistema de distribución. Una rotura de la cadena –menos probable– o correa de distribución motivará que el motor se apague y no arranque. Para evitarlo, se recomienda seguir las instrucciones del fabricante en lo que al mantenimiento y sustitución de las piezas se refiere.

Cambio automático

Continuando con los motivos por los que un coche no arranca, el cambio automático también puede dificultar que un coche se ponga en marcha:

  • Selector del cambio. Para arrancar un coche automático, el selector de la caja de cambios tiene que estar en posición P (Parking) o N (Neutral). Si no se enciende el motor, mover el selector de una posición a otra a veces da buen resultado. En cualquier caso, existe un problema que deben revisar en el taller.

Pedales de freno y embrague

Por último, no podemos olvidarnos de los pedales de freno y embrague. Ambos llevan un interruptor que influye en la puesta en marcha del motor:

  • Interruptores de freno y embrague. Para arrancar un coche hay que pisar los pedales de freno y embrague (en los modelos con cambio manual). Un mal funcionamiento de los interruptores tendrá una repercusión negativa en el encendido del motor.

Seguro de coche con servicio de grúa

Si bien hay más, las expuestas son algunas de las causas por las que un coche no arranca. Para evitarlas, te aconsejamos prestar atención al mantenimiento del vehículo y no apurar el depósito de combustible. Y también contratar un seguro de coche con cobertura de Asistencia en Viaje. De esta forma, dormirás más tranquilo sabiendo que, en caso de quedarte tirado, cuentas con un servicio de grúa. ¡Toma nota!

Compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias AMV: Blog de Motos

Bienvenido al Blog de motos de AMV Seguros, donde compartimos contigo la pasión por las motos y la competición. Si quieres mantenerte al día sobre actualidad, novedades, consejos, recomendaciones, trucos, relacionados con el mundo de la motos, no dudes en guardar en tus favoritos el Blog de motos de AMV Seguros, para no perderte ningún post.

Categorías moto

Sobre AMV