10 herramientas indispensables para mantenimiento de tu moto

Rate this post
Compartido

¿Te gusta la mecánica y quieres ocuparte de la puesta a punto de tu compañera de aventuras? Con esta selección de herramientas para moto podrás realizar muchas operaciones de mantenimiento. ¡Sigue leyendo!

hombre haciendo el manteniemiento de la moto en el garaje de su casa

Llegado el momento de hacer el mantenimiento de la moto, es aconsejable acudir a un servicio oficial posventa o un taller de confianza. Sin embargo, a muchos motoristas les gustaría tener conocimientos básicos para ocuparse ellos mismos de la puesta a punto o solventar una avería. Si te apasiona la mecánica pero eres un principiante en esta materia, toma nota de las herramientas para moto que deberías utilizar.

¿Cuáles son las herramientas imprescindibles para tu moto?

El universo de las herramientas para moto es muy amplio. Y abarca desde utensilios asequibles hasta accesorios que requieren una elevada inversión. A través de este artículo vamos a centrarnos en herramientas para quienes desean iniciarse en la mecánica de motos.

1. Alicates

Un alicate es una herramienta que no puede faltar en ninguna casa. Hay muchos tipos: universal, de corte, de punta o boca plana, de punta redonda, de punta curva… Tener una buena colección nos permitirá hacer todo tipo de operaciones domésticas.

En el caso concreto de las motos, la oferta abarca desde alicates para quitar anillos de seguridad –como, por ejemplo, los que hay en las cajas de cambios– hasta modelos especiales para los pistones de freno.

2. Bandeja magnética

Se trata de un accesorio realmente práctico que cuesta poco dinero. Gracias a sus propiedades magnéticas, en este tipo de bandeja podremos dejar las herramientas para moto con las que estemos trabajando, o piezas metálicas como arandelas, tornillos o tuercas, sin temor a que se pierdan.

3. Caballete de taller

Otro accesorio de lo más interesante. Hablamos de una estructura que facilita levantar la moto y es de gran ayuda para diferentes funciones. Entre ellas:

  • Arrancar la moto para que el propulsor alcance una temperatura óptima de funcionamiento antes de iniciar la marcha.
  • Cambiar los neumáticos de la moto.
  • Hacer tareas como reemplazar un amortiguador, engrasar la cadena de la transmisión o lavar la moto.
  • Evitar que los neumáticos se deformen, si permanecen mucho tiempo en contacto con el suelo, cuando el vehículo no se utiliza.

A la hora de comprar un caballete, los expertos en mecánica recomiendan elegir modelos robustos capaces de resistir el peso de nuestra moto. Como hacemos siempre, desde AMV aconsejamos acudir a establecimientos especializados y recurrir a profesionales para obtener el mejor asesoramiento posible.

4. Compresor de aire

Como ya hemos explicado en el blog, revisar la presión de los neumáticos es esencial para circular con seguridad. Poner más aire en las cubiertas es una operación que podremos hacer en nuestro propio taller gracias a un compresor. Además, esta máquina sirve para limpiar filtros o quitar el polvo de la moto, entre otras utilidades. Eso sí: un compresor tiene que usarse de forma responsable para evitar incidentes.

  • Recuerda: el aire comprimido puede causar lesiones e incluso accidentes mortales. Siempre que utilices esta máquina, ponte gafas y guantes de protección.
  • Y antes de ponerla en marcha, asegúrate de que se encuentra bien ubicada y en perfecto estado.

A propósito: en el mercado encontrarás minicompresores de aire que podrás utilizar en tu pequeño taller o llevarlos en la moto como equipo de emergencia.

5. Cubeta para cambio de aceite

En sus consejos de puesta a punto para la moto, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda:

  • Comprobar el nivel y el estado del aceite una vez al mes.
  • Sustituir el lubricante entre los 7.000 y los 12.000 kilómetros.

Para este último fin, las cubetas facilitan llevar a cabo dicha operación sin ensuciar el suelo. Por cierto: en el blog te explicamos dónde tirar el aceite usado del motor. ¡Sé respetuoso con el medio ambiente!

6. Destornilladores

Todo un clásico que no puede faltar entre tus herramientas para moto. Disponer de una buena colección te ayudará a realizar numerosas operaciones. Lo mejor es que adquieras un juego de destornilladores de varios tamaños y con diferentes tipos de punta: plana, Phillips, Torx… ¡Así no habrá tornillo que se te resista!

7. Llaves

Y lo anterior se puede aplicar a las llaves. ¡Para todo tipo de fines! Desde las llaves dinamométricas auténticas multiusos– hasta modelos específicos para filtros o bujías. Sin olvidar las clásicas llaves de Allen, combinadas, planas, de vaso…

8. Utensilios para la batería

Por si no lo sabías, entre las averías más frecuentes que sufren los motoristas figuran las relacionadas con la batería. Si quieres evitar que se descargue la batería de tu moto, entre tus utensilios moteros no pueden faltar los siguientes:

  • Un voltímetro para comprobar el nivel de carga.
  • Un mantenedor para conservar la carga de la batería.
  • Un cargador para baterías. Los hay de dos clases: cargadores tradiciones e inteligentes –estos últimos son los más recomendables–.

9. Manómetro

Antes nos hemos referido a los compresores como máquinas o dispositivos muy útiles en los casos en los que sea necesario incrementar la presión de los neumáticos. Pero para conocer esta última necesitaremos un manómetro. Hay modelos analógicos y digitales. Y algunos incluyen inflador de aire. ¡Buen servicio por poco dinero!

10. Remachadora

Por último, otra de las herramientas para moto que todo manitas debe tener en cuenta es la remachadora. De manera especial, quienes sean propietarios de motocicletas con transmisión secundaria por cadena. De esta forma, podrán prensar las placas de la cadena y remachar los eslabones.

Llegados a este punto, te aconsejamos utilizar unos guantes de nitrilo en todas las operaciones de mecánica que realices. Protegerán tus manos, evitarán que te manches y te aportarán un óptimo agarre.

Tu seguro de moto, ¡mejor con Asistencia en Carretera!

Por todo lo expuesto, confiamos en que estas herramientas te ayuden a convertirte en un experto en mecánica. En cualquier caso, si tienes que contratar un seguro de moto, ¡no olvides incluir la cobertura de Asistencia en Carretera en tu póliza!

  • Cada año, las entidades aseguradoras realizan millones de asistencias en carretera. Pues bien: de ellas, las motos son las que necesitan una grúa con más frecuencia.
  • Con la cobertura de Asistencia en Viaje, tu compañía te prestará ayuda si tienes una avería, un accidente o cualquier otra eventualidad que te impida continuar tu desplazamiento en moto.
  • Esta garantía cubre los riesgos asociados al vehículo (traslados, remolques, rescates, reparaciones in situ, etc.).
  • Asimismo, incluye servicios como el transporte de los ocupantes de la moto a su domicilio o los gastos de hotel si se ven obligados a pernoctar fuera de casa.

Moraleja: aunque seas muy meticuloso en la puesta a punto de la moto y tengas las mejores herramientas, puedes sufrir un percance en cualquier momento. Por ello, con la cobertura de Asistencia en Carretera circularás mucho más tranquilo sabiendo que estás respaldado por tu seguro. ¡Motero prevenido vale por dos!

Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba