¿Cómo saber si una moto es robada?

Compartido

En el mercado de ocasión hay magníficos profesionales. Pero también existen vendedores que ofrecen artículos de dudosa procedencia. ¿Puede tratarse de una moto robada? Si quieres saber si una moto de segunda mano es robada, este post puede ayudarte. ¡Toma nota!

chico joven vestido con camiseta blanca y chaqueta de cuero, rascándose la cabeza con una mano y sosteniendo un casco de moto con la otra

Teniendo en cuenta que su precio es inferior al de un vehículo nuevo, comprar una moto de segunda mano representa una interesante opción para muchos motoristas. Pero antes de rascarse el bolsillo no está de más plantearse una serie de cuestiones. Legal y mecánicamente, ¿en qué estado se encuentra el vehículo? ¿El vendedor es de confianza? ¿Podría tratarse de una moto robada?

En el caso de esta última, no es algo que debamos tomarnos a la ligera. Como explicamos en el post dedicado al seguro de moto con coberturas de robo e incendio, las motos son presas muy codiciadas por los amigos de lo ajeno. Y muchas motos que han sido sustraídas acaban siendo vendidas, en su totalidad o en piezas, en el mercado negro.

¿Cómo puedo saber si mi moto es robada?

Si estás pensando comprar una moto de segunda mano a un vendedor del que no tienes referencias y quieres comprobar si, legalmente, todo está en orden, es conveniente que realices unos trámites previos. Así evitarás posibles disgustos.

Solicitar un informe de la moto en la DGT

Para empezar, te aconsejamos solicitar un informe del vehículo a la Dirección General de Tráfico (DGT). Antes de adquirir una moto, la DGT recomienda obtener un informe para comprobar la existencia de embargos, precintos, procedimientos concursales o cualquier otra carga de naturaleza administrativa o judicial. Y también de bajas temporales (entre otros motivos, por robo).

Actualmente, la DGT facilita solicitar distintos tipos de informe. En el caso que nos ocupa, estas modalidades proporcionan datos de interés:

  • Informe reducido. Para obtenerlo solo es necesario conocer la matrícula o el número de bastidor de la moto. Nos indica si existe alguna incidencia que impediría la transferencia del vehículo o su circulación. Lo bueno de este informe es que es gratuito. Pero la información que aporta es limitada.
  • Informe completo. Si lo que deseas es quedarte más tranquilo, solicita un informe completo. Este documento incluye toda la información administrativa, la identificación del titular, el municipio donde está domiciliado el vehículo, el historial de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), el número de titulares… Y no menos relevante: ofrece datos relativos a las cargas que pesan sobre la moto y las bajas (por ejemplo, un baja temporal por robo del vehículo).
  • Informe de cargas. Aunque esta información se incluye en el informe completo, también puede obtenerse por separado. Junto a la información básica de identificación de la moto, este documento refleja las cargas o limitaciones que constan en el Registro de Vehículos y afectan a un cambio de titularidad.

Como se ha comentado, el informe reducido es gratuito. En cuanto a los informes detallados, cada uno de ellos tiene un precio de 8,59 euros.

Pedir un informe en el Registro de Bienes Muebles

Puestos a hacer gestiones, antes de comprar una moto de segunda mano también es recomendable pedir un informe al Registro de Bienes Muebles. Mediante la matrícula o el número de bastidor podremos saber si el vehículo que queremos adquirir está embargado –por ejemplo, porque su propietario no ha pagado multas de tráfico–.

Comprobar el número de bastidor

Ya que nos hemos referido al número de bastidor, el mismo aparece reflejado en el informe completo de la DGT dentro del apartado dedicado a la identificación del vehículo.

Por si no lo sabías, el número de bastidor es una combinación de dígitos que permite conocer datos importantes de un vehículo (desde el modelo hasta el lugar de fabricación). Y adquiere vital importancia para identificar una moto en caso de robo.

  • Para empezar, has de comprobar si el número de bastidor que se refleja en el informe completo de la DGT es el mismo que aparece en la documentación de la moto que te ha mostrado el vendedor.
  • De igual modo, debes verificar que el número de bastidor que muestra el informe completo de la DGT es el mismo que se ha incluido en el vehículo.

En función del fabricante, el número de bastidor puede encontrarse de diferentes maneras en la moto.

  • En una pequeña placa fijada bajo el asiento.
  • Troquelado en la horquilla.
  • Impreso en etiquetas adhesivas.
  • Impreso o perforado en la pipa de la dirección.

Si el número de bastidor del informe completo de la DGT no es el mismo que el de la documentación de la moto que te han enseñado o el que se ha incluido en el vehículo, desconfía. ¡Podrían estar intentando venderte una moto robada!

Precio de la moto y actitud del vendedor

El informe completo de la DGT y la comprobación del número de bastidor contribuyen a saber si nos están intentando vender una moto robada. Pero, además, el sentido común nos dice que el precio y el comportamiento del vendedor pueden suscitar recelos. ¡Cuidado!

  • Sin duda, el precio es uno de los factores que anima a algunos motoristas a adquirir una moto de segunda mano. Pero, como dice el refrán, nadie da duros a cuatro pesetas. Aunque te parezca un chollo, evita las compras impulsivas. Podrías acabar adquiriendo una moto en mal estado, con vicios ocultos o robada.
  • Por lo que respecta al vendedor, sospecha si tiene prisa por vender la moto, pone alguna traba a la hora de facilitar la información o la documentación de la moto, solo desea comunicarse a través del correo electrónico o WhatsApp, etc.

Tips para comprar una moto de segunda mano

En el mercado de motos de ocasión hay magníficos profesionales que te prestarán un buen servicio tanto en el proceso de venta como en todo lo referente a la posventa (garantía, atención al cliente, reparaciones, etc.). Y también delincuentes que, si no andas con cuidado, pueden venderte una moto robada.

Al comprar una moto de segunda mano, estos consejos pueden serte muy útiles para evitar timos:

  1. No te dejes deslumbrar por el precio y piensa qué uso le vas a dar a la moto. Aunque te apasionen las motos deportivas, si vas a realizar desplazamientos urbanos quizás sea más razonable adquirir un scooter
  2. Una vez que tengas claro qué moto comprar, recopila información sobre sus características, la oferta de recambios, las averías más frecuentes, etc.
  3. Muy importante: elige un vendedor que te transmita confianza. Un establecimiento tiene que darte una garantía de un año; y un particular, de seis meses.
  4. Si te interesas por la moto que ofrece un particular, solicita realizar una prueba. Y el día que vayas a probar la moto acude acompañado de un mecánico experto para que revise su estado.
  5. El mecánico te será de ayuda para negociar el precio de la moto si detecta alguna anomalía o considera necesario sustituir piezas o llevar a cabo alguna reparación.
  6. Exige al vendedor que te muestre toda la información de la moto y cotéjala con la del informe completo de la DGT y el documento del Registro de Bienes Muebles.
  7. Si decides comprar la moto, formaliza un contrato de compraventa y no des ninguna señal por adelantado. Cuando se realice la operación, pide una factura.

Por último, recuerda que no podrás disfrutar de tu nueva compañera de aventuras sin haber contratado antes un seguro de moto. En AMV podrás elegir la modalidad que mejor se adapte a tus necesidades y contratarla online en solo 3 minutos. ¡Así de sencillo!

Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba