Los mejores consejos para conducir una moto sin estrés

Comentarios (1) Consejos AMV, Destacadas

Compartido

Numerosos factores relacionados con nuestro día a día y el propio tráfico pueden afectar negativamente a la salud y la seguridad vial. Toma nota de nuestros consejos para conducir una moto sin estrés y llevar una vida más saludable.

Sin duda, la pandemia está pasando factura a la salud física y mental de muchas personas. Y la actual situación tiene consecuencias en la seguridad vial, como lo demuestran los casos de agorafobia y amaxofobia que ya hemos tratado en el blog de AMV. A ello deben sumarse otras experiencias adversas que viven muchos conductores y que se traducen en afecciones como el estrés. Si eres motorista y deseas conducir una moto sin estrés, este artículo te interesa. ¡Sigue leyendo!

Estrés: ¿qué es y cuántas personas lo padecen?

Para conducir una moto sin estrés, lo primero que debemos saber es a qué nos enfrentamos. Del estrés se habla mucho y es habitual oír que un amigo o familiar “está estresado”. Pero, ¿qué es exactamente el estrés? Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE):

  • El estrés es la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves.

Algunos expertos observan que el estrés es la gran enfermedad del siglo XXI, una pandemia silenciosa que afecta a millones de personas. En el caso de España, según un reciente estudio del Instituto DYM, el 27% de los ciudadanos padece estrés. Este último afecta más a las mujeres que a los hombres y es especialmente notable en los ciudadanos con una edad de entre 25 y 44 años.

¿Qué situaciones pueden generarnos estrés?

Sobre qué puede generarnos estrés, la actual situación de pandemia es un claro ejemplo. Y a ella deben sumarse otros factores tradicionales que nos recuerdan desde la Dirección General de Tráfico (DGT) y que conviene conocer si queremos conducir una moto sin estrés.

  • Cambios bruscos en nuestra vida o en el trabajo. Siempre han sido motivo de una preocupación que se ha acrecentado en los últimos meses. Si la intranquilidad relacionada con la salud o el ámbito laboral afecta a nuestra conducción, aumentará la probabilidad de que suframos un accidente de tráfico.
  • Sobrecarga de trabajo. La padecen muchos ciudadanos. El teletrabajo es una muestra de sobrecarga laboral y tecnoestrés. Prolongar las jornadas laborales conlleva una pérdida de calidad de vida y un cansancio físico y mental que influye negativamente en la conducción.
  • Autoexigencia. Igualmente, nuestro organismo se verá estresado si nos obsesionamos en mantener un ritmo de vida acelerado o ser demasiado competitivos.
  • Estimulación ambiental excesiva o molesta. Asimismo, el tráfico y los entornos bulliciosos o ruidosos son causa de estrés.
  • Sensación de peligro. Finalmente, encontrarnos en escenarios en los que sintamos que nuestra integridad o seguridad pueda peligrar, como los relacionados con la circulación, también ocasiona estrés.

En cuanto a los efectos comunes, el estrés puede provocar desde dolor de cabeza o en el pecho hasta alteraciones del sueño, pasando por tensión muscular, fatiga, ansiedad, inquietud, falta de motivación, irritabilidad, tristeza o depresión.

Factores de estrés relacionados con la conducción

Como hemos visto, existen diferentes factores generadores de estrés. Y el tráfico es uno de ellos. Debemos tenerlo en cuenta si deseamos conducir una moto sin estrés. Llegado el momento de ponernos al manillar de nuestra compañera de aventuras, una conducción tranquila, responsable y racional redundará en una mayor seguridad.

  • En la medida de lo posible, en la conducción es aconsejable evitar las maniobras peligrosas y los incidentes de tráfico. Estas situaciones suelen provocar reacciones de defensa, hostilidad, tensión, agresividad o ansiedad. En definitiva, estrés.
  • Las prisas y la velocidad excesiva para llegar antes a nuestro destino son malas consejeras. Y también fuente de estrés.
  • Ya se ha hecho referencia a ellas al inicio del presente artículo. La agorafobia y la amaxofobia limitan actividades tan comunes como salir a la calle, relacionarse con otras personas o conducir un vehículo. Al respecto, los especialistas señalan que los individuos afectados por agorafobia y amaxofobia pueden sufrir ansiedad y estrés.

Y a todo lo expuesto han de sumarse otros factores no menos relevantes como el miedo a los guardarraíles, los atascos, los radares y las multas, el temor a quedarse sin gasolina o el comportamiento irresponsable e incívico de otros conductores. Sobre este último, un informe de la Fundación Vinci Autoroutes pone de manifiesto que:

  • El 84% de los motoristas europeos consultados teme la imprudencia de otros usuarios de la vía mientras conduce. En España, dicho porcentaje asciende al 88%.
  • El 76% de los motoristas europeos entrevistados teme el comportamiento agresivo de un vehículo motorizado. En nuestro país, el porcentaje es cuatro puntos mayor y alcanza el 80%.

¿Cómo se traduce el estrés en la conducción?

Una vez repasados los factores que deben conocerse para conducir una moto sin estrés, ¿qué sucede si conducimos estresados? En lo relativo a nuestro comportamiento, los expertos lo clasifican en tres fases:

  1. Reacción de alarma. En esta primera fase, el estrés hace que seamos más competitivos, agresivos, hostiles, impacientes, impulsivos… Disminuye nuestra capacidad de conducción, practicamos un manejo imprudente y tenemos un menor respeto a las normas de circulación y a los usuarios de la vía.
  2. Resistencia. Esta fase es similar a la anterior pero con una alteración mayor ante cualquier pequeña contrariedad que surja en el entorno del tráfico.
  3. Agotamiento. Por último, en la tercera fase nuestras reacciones son más lentas, tenemos una mayor dificultad para mantener la atención, nos fatigamos, conducimos de forma temeraria…

Queda claro, pues, que el estrés tiene graves consecuencias para la seguridad vial, como lo demuestra el que sea causante de numerosos accidentes con víctimas mortales.

10 consejos para conducir una moto sin estrés

Si queremos conducir una moto sin estrés, lo primero que debemos hacer es preguntarnos si estamos estresados. En caso afirmativo es aconsejable acudir a un especialista. Y en lo referente a la conducción, poner en práctica estas recomendaciones nos será de gran utilidad:

  1. El mejor punto de partida para combatir el estrés, y que no nos afecte cuando conducimos, es llevar una vida sana y organizada.
  2. A la hora de conducir hay que dejar aparcados los problemas personales o laborales.
  3. Salir con tiempo y sin prisas hacia nuestro destino también nos ayudará a evitar el estrés.
  4. Antes de los recorridos diarios y de un viaje en moto hay que descansar.
  5. La tolerancia y la paciencia serán nuestras mejores aliadas si sufrimos un atasco o un corte de tráfico.
  6. Si los itinerarios que hacemos todos los días nos estresan, las rutas alternativas pueden ayudarnos a disminuir el nivel de estrés.
  7. Aunque algunas personas intentan combatir el estrés con alcohol o drogas, no lo olvides: su consumo es incompatible con la conducción.
  8. Relacionado con el consejo anterior, los medicamentos para tratar el estrés pueden tener efectos secundarios en la conducción.
  9. La cafeína y algunos alimentos que ingerimos diariamente son generadores de estrés. Nuestro médico nos ayudará a llevar una dieta equilibrada.
  10. Para finalizar, si lo que nos genera estrés es el mero hecho de conducir, lo mejor es participar en un curso de conducción segura.
Compartido

One Response to Los mejores consejos para conducir una moto sin estrés

  1. […] para aumentar tu visibilidad en moto Los mejores consejos para conducir una moto sin estrés CompartidoCarol […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog de motos y quad

Suscríbete al blog

y recibe en tu email nuestros post más destacados


He leído y acepto el Tratamiento de mis Datos Personales.

Categorías moto

Sobre AMV