¿Cómo puedes convertir tu coche clásico en histórico?

Rate this post
Compartido

¿Sabías que puedes convertir un coche clásico en histórico? Si tu coche clásico cumple los requisitos contemplados en la normativa y supera unas pruebas, podrá lucir una matrícula histórica. Te lo explicamos en este post. ¡Sigue leyendo!

coche clásico rojo visto desde la parte frontal

En algunas ocasiones, al referirse a un vehículo antiguo, muchas personas utilizan el término coche clásico o coche histórico. Sin embargo, existen diferencias entre ambos conceptos. Si deseas conocerlas y saber cómo convertir un coche clásico en histórico, te ofrecemos todos los detalles en este post. ¡Toma nota!

¿Qué es un coche clásico?

En cuanto a qué es un coche clásico, en AMV consideramos que un automóvil es digno de dicha consideración cuando tiene 20 años o más. Este es el primer requisito que se debe tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de coche clásico: la antigüedad.

Pero, además, un coche clásico puede reunir una serie de condiciones que faciliten su matriculación como coche histórico. Como veremos a continuación, las mismas están recogidas en una normativa específica que “salvaguarda el carácter representativo y simbólico” de unos vehículos muy especiales.

¿Qué es un coche histórico?

Nos referimos, en primer lugar, al primigenio Reglamento de Vehículos Históricos que se aprobó en 1995. Un texto que sufrió ligeras modificaciones a raíz de la entrada en vigor del Real Decreto 920/2017. Actualmente, los siguientes vehículos pueden ser matriculados como coches históricos:

  • Los que se fabricaron o fueron matriculados por primera vez hace 30 años como mínimo.
  • Los modelos o versiones que ya no se fabrican.
  • Los automóviles cuyas características técnicas o componentes principales (motor, freno, dirección, suspensión o carrocería) no hayan sido modificados. Y, por lo tanto, se encuentran en estado original.
  • Los que han sido incluidos en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español o declarados Bien de Interés Cultural.
  • Los que tienen un interés especial por haber pertenecido a una personalidad relevante o participado en un acontecimiento de trascendencia histórica.
  • Y, finalmente, los coches de colección. Reciben esta denominación aquellos vehículos que destacan por sus características, singularidad, escasez o cualquier otra circunstancia especial muy sobresaliente.

Si tu coche clásico reúne alguna de estas condiciones, podrías matricularlo como histórico. De esta forma, luciría una placa específica, presumirías de joya del motor y te beneficiarías de algunas ventajas. ¿Quieres conocerlas?

Pasos para convertir tu coche clásico en histórico

Vehículo clásico aparcado en la calle con el reflejo del sol

Antes vamos a explicarte, a grandes rasgos, cómo convertir un coche clásico en histórico. Sobre los pasos que hay que dar, están detallados en la normativa. En primer lugar, nos ocuparemos de la documentación y los informes:

  • Asegúrate de tener toda la documentación que acredite y defina las características técnicas de tu coche clásico.
  • ¿No tienes la documentación? ¡No te preocupes! Si aún existe, ponte en contacto con el fabricante del automóvil y solicita un certificado.
  • De igual manera, para conseguir una ficha reducida de las características técnicas del automóvil puedes dirigirte a un club o entidad que tenga relación con los coches clásicos e históricos.
  • Este tipo de organizaciones también entrega un documento en el que se detalla por qué un coche clásico puede ser catalogado como histórico, si está sujeto a algún tipo de limitaciones y las condiciones para pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).
  • Por último, si tu coche clásico ha sido incluido en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español o declarado Bien de Interés de Cultural, no olvides presentar un documento que lo demuestre.

¿Ya cuentas con los papeles necesarios? En ese caso, a continuación tendrás que acudir a un laboratorio oficial acreditado de tu comunidad autónoma para que el vehículo sea inspeccionado.

  • En un laboratorio oficial acreditado se encargarán de comprobar que el coche clásico puede matricularse como histórico, se encuentra en perfecto estado y no supone un peligro para la seguridad vial. Si todo está en orden, emitirá una resolución favorable.
  • Seguidamente, el órgano competente de la comunidad autónoma dictaminará una resolución final de procedimiento.
  • A continuación, deberás acudir a una estación de ITV de tu provincia. Recuerda pedir cita previa. Y aprovecha la llamada para dejar claro que se trata de una ITV para convertir un coche clásico en histórico.
  • Superada la inspección, en la estación te entregarán una tarjeta de ITV. En ella se reflejará la fecha de fabricación del coche (si fuese conocida), así como las limitaciones a la circulación y las condiciones técnicas exentas.

Trámites a realizar con la DGT

¡Enhorabuena! Tu coche clásico ha sido catalogado como histórico y ha pasado la ITV satisfactoriamente. ¡Ya solo te queda matricularlo! Para finalizar con todo el papeleo, en la sede electrónica de la DGT, dentro del apartado Matriculación de vehículos históricos, encontrarás toda la información, cómo realizar el trámite y el coste de este último.

Ventajas de convertir tu coche en histórico

imagen de un Chevrolet Corvette aparcado

¡Ya puedes presumir de vehículo histórico! Esa es una de las ventajas de convertir un coche clásico en histórico: poder conducir un automóvil realmente exclusivo. Además, ser propietario de un coche histórico tiene otros beneficios:

  • La posibilidad de no pagar el impuesto de circulación.
  • Disfrutar de unas periodicidades exclusivas en la ITV.

Sobre la cuota del impuesto de circulación, conviene saber que la Ley Reguladora de las Haciendas Locales establece que las ordenanzas fiscales podrán regular las siguientes bonificaciones:

  • Una bonificación de hasta el 100% para los vehículos históricos o aquellos que tengan una antigüedad mínima de 25 años, contados a partir de la fecha de su fabricación. O si esta no se conociera, tomando como tal la de su primera matriculación o, en su defecto, la fecha en que el correspondiente tipo o variante se dejó de fabricar.

Así pues, un coche histórico está exento del impuesto de circulación en los municipios donde se aplique una bonificación del 100%. Del mismo modo, un coche clásico que no tenga tal consideración, y cuya antigüedad mínima sea de 25 años, también podría beneficiarse de dicho descuento.

Y por lo que respecta a la ITV, los coches históricos deben acudir a una estación con la siguiente periodicidad:

  • Con una antigüedad de hasta 40 años: bienal.
  • Con una antigüedad de entre 40 y 45 años: trienal.
  • Con una antigüedad superior a 45 años: cuatrienal.

En definitiva, los coches clásicos despiertan pasiones. Y los hay de todo tipo. Desde coches clásicos de colección baratos hasta unidades exclusivas que se convierten en piezas muy codiciadas por los coleccionistas. ¡Lo retro no pasa de moda!

Independientemente de su valor económico, habrás visto que es posible convertir un coche clásico en histórico. Para ello, el automóvil tiene que cumplir los requisitos contemplados en la normativa de vehículos históricos, ser examinado en un laboratorio oficial acreditado y pasar la ITV. Y cuando tenga su nueva matrícula, podrá beneficiarse de algunas ventajas.

Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba