10 mejores muscle cars americanos de la historia

Comentarios (0) Destacadas, Noticias Motor

Compartido

Durante los años 60 y 70 del siglo pasado, los muscle cars se pusieron de moda en EEUU. Si quieres conocer este tipo de automóviles y algunos modelos que hicieron historia, has llegado al sitio indicado. ¡Sigue leyendo!

En AMV nos apasionan los coches clásicos. Y en nuestro blog, entre otros contenidos, ya nos hemos ocupado de los vehículos clásicos americanos que han hecho historia. Pues bien, dentro de estos últimos, en esta ocasión vamos a centrarnos en unos automóviles realmente espectaculares: los muscle cars.

¿Qué son los muscle cars?

Si no tienes muy claro qué es un muscle car, este término se creó en EEUU para denominar a automóviles con motor de altas prestaciones y una carrocería deportiva. En muchos casos, esta última se caracterizaba por unas líneas muy marcadas o musculosas, lo cual contribuyó a popularizar dicha denominación.

Para muchos expertos, el Oldsmobile Rocket 88 de 1949 fue el primer muscle car de la historia. Sin embargo, estos vehículos vivieron su época de esplendor en la década de los 60. Pero su popularidad decayó en los años 70 a consecuencia de una reducción drástica de su potencia debido a las estrictas leyes anticontaminantes y la crisis del petróleo.

Mejores muscle cars americanos

La lista de muscle cars americanos es amplia y variada. Para que puedas familiarizarte con este tipo de automóviles, hemos seleccionado 10 modelos históricos.

1. AC Cobra (1962)

Kiev, Ukraine - April 11, 2014: AC Cobra. Luxury convertible car with clear sky background
Kiev, Ukraine – April 11, 2014: AC Cobra. Stasiuk – stock.adobe.com

La leyenda del muscle car americano no se concibe sin Carroll Shelby. Tomando como base el AC Ace británico, el expiloto estadounidense dio forma al AC Cobra, un roadster realmente icónico que reemplazaba el motor original de 6 cilindros por un nuevo V8 de Ford (en sus orígenes, primero de 4,2 litros y, posteriormente, de 4,7 litros).

Además, el AC Cobra brilló en el ámbito de la competición, llegando a batir en los circuitos norteamericanos a otro de los automóviles más legendarios de EEUU: el Chevrolet Corvette. Aunque su momento de gloria llegó en 1965 al imponerse a Ferrari y Austin-Healy en el Campeonato del Mundo de Resistencia.

2. AMC Javelin (1967)

Equipado con motores de seis cilindros en línea y V8, el Javelin era la propuesta de AMC para rivalizar con los muscle cars de la época. Y también con el rey de los pony cars: el Ford Mustang. En 1971 recibió unos pliegues curvos encima de los pasos de rueda que le otorgaban un aspecto más musculoso.

Como alternativa al Javelin, AMC ofrecía el AMX, un deportivo biplaza con carrocería de acero que se lanzó al mercado en 1968. Su aspecto tenía ciertas similitudes con su hermano de gama, si bien poseía una distancia entre ejes más corta y una zaga menos estilizada. Para este modelo, AMC solamente empleó propulsores V8.

3. Buick GSX (1970)

Partiendo del modelo Skylark lanzado en la primera mitad de los años 60, Buick desarrolló el interesante GSX. Aquel muscle car dotado de un motor V8 que entregaba 350 CV estaba destinado a rivalizar con el Chevrolet Chevelle SS, el Pontiac GTO Judge y el Oldsmobile 4-4-2 W30.

Con una carrocería similar a la del Chevelle, se comercializaba en un atrevido color amarillo Saturno y en blanco Apolo, en ambos casos con franjas negras tanto en el capó como en los laterales. Como curiosidad, sobre el capó se dispuso el cuentarrevoluciones. ¡Un detalle de lo más original!

4. Chevrolet Chevelle (1964)

Chevrolet Chevelle SS art_zzz - stock.adobe.com
Chevrolet Chevelle SS art_zzz – stock.adobe.com

Para batallar contra el nuevo Pontiac GTO de 1963, Chevrolet comercializó el Chevelle en 1964. A medio camino entre el compacto Chevy II y los modelos grandes de la marca, estuvo disponible en carrocerías 300, Malibu y descapotable. De ellas, la Malibu Super Sport (SS) supuso la entrada de Chevrolet en el segmento muscle car.

El Chevelle SS se mantuvo en los concesionarios hasta 1973 y llegó a montar un motor V8 que entregaba 505 CV. En la gama del fabricante estadounidense, el Chevelle SS acabó siendo reemplazado por el Chevelle Laguna Colonnade –con propulsores V8 más civilizados que los de su antecesor–.

5. Dodge Charger (1966)

Dodge Charger 1970. muscle car from ca. American classic cars. Classic Car exhibition - Heydar Aliyev Center, Baku, Azerbaijan - 26,04,2017
Dodge Charger 1970. muscle car from ca. American classic cars. Classic Car exhibition – Heydar Aliyev Center, Baku, Azerbaijan – 26,04,2017 Baranov – stock.adobe.com

Hablar del Dodge Charger es hacerlo de un imponente muscle car. Y también de uno de los automóviles más famosos del séptimo arte. Conducido por el especialista Bill Hickman, era el coche que perseguía al Ford Mustang GT de Steve McQueen en la película Bullitt. ¿Aún no la has visto?

Aunque el Charger se sigue comercializando hoy en día, su segunda generación (1968-1970) es la más recordada gracias a su carrocería voluptuosa y un peculiar frontal con faros escamoteables. Las versiones 500 y Daytona, capaz de alcanzar los 322 km/h en circuito, se convirtieron en las alternativas de mayores prestaciones.

6. Ford Torino (1968)

Gran Torino, "The oldtimer show" in MAFZ, May 26, 2012 in Paaren im Glien, Germany.
Gran Torino, “The oldtimer show” in MAFZ, May 26, 2012 in Paaren im Glien, Germany. Sergey Kohl – stock.adobe.com

Aunque la producción del Torino se inició en 1968, dicha denominación empezó a utilizarse en 1962 para designar a una versión del Fairlane. El prestigio del Ford Torino entre los muscle cars comenzó a forjarse con las versiones Cobra de alto rendimiento. Y dejó de fabricarse en 1976 para dar paso al nuevo y más conservador LTD II.

En color rojo y con bandas laterales blancas, el Torino adquirió popularidad gracias a la serie televisiva Starsky y Hutch (1975-1979), posteriormente llevada a la gran pantalla (2004). Y cuatro años después de dicha versión cinematográfica, el modelo de Ford fue elegido por el actor y director Clint Eastwood para su película Gran Torino.

7. Mercury Cougar (1967)

DIEDERSDORF, GERMANY – AUGUST 30, 2020: The pony car Mercury Cougar, 1967. The exhibition of “US Car Classics”. Sergey Kohl – stock.adobe.com

Perteneciente a Ford, Mercury quiso vender su propio Mustang en los años 60 del siglo pasado. Algo más grande y caro que el mítico pony car, este muscle car montaba motores V8 e hizo honor a su condición hasta que la segunda generación abandonó la cadena de montaje en 1973.

A partir de entonces, el Cougar se convirtió en un automóvil más sofisticado y lujoso. Y aunque carecía de la frescura y deportividad de antaño, siguió siendo muy demandado. Las casi 3 millones de unidades producidas hasta 2002 son buena muestra de ello. En Europa, llegó a comercializarse con el logotipo de Ford.

8. Oldsmobile 4-4-2 (1968)

Vintage Oldsmobile 442 Automobile
Vintage Oldsmobile 442 Automobile. Fotoluminate LLC – stock.adobe.com

Utilizada con anterioridad como un paquete opcional para otros automóviles de Oldsmobile, la denominación 4-4-2 se estrenó como nombre de un modelo en 1968. Y hacía referencia a sus motores de 400 pulgadas cúbicas, su carburador de cuatro cuerpos y sus dos tubos de escape.

El Oldsmobile 4-4-2 era muy rápido en línea recta. Pero como otros muscle cars con propulsión trasera, difícil de controlar en tramos de curvas. La crisis energética de los 70 y la nueva legislación americana sobre emisión de gases contaminantes pusieron fin a la corta vida de un digno sucesor del primigenio Oldsmobile Rocket 88 de 1949.

9. Plymouth Barracuda (1964)

Plymouth Barracuda. art_zzz – stock.adobe.com

División de Chrysler, Plymouth se basó en el sedán Valiant para desarrollar el cupé Barracuda. En su primera generación, este deportivo presumía de la luneta más grande instalada en un automóvil de serie hasta la fecha. Y se ofreció en configuración Fórmula S, más potente, maniobrable y segura que la estándar.

Con las dos siguientes generaciones, el Barracuda vio reforzada su imagen de muscle car. Pese a ello, sus ventas descendieron a partir de 1970. Y aunque las mismas repuntaron en 1973, se tomó la decisión de apartarlo de la gama Plymouth. Su producción finalizó el 1 de abril de 1974, justo una década después de que empezase.

10. Pontiac GTO (1963)

Pontiac GTO

Para finalizar, no podíamos olvidarnos del Pontiac GTO. Dejando a un lado al Oldsmobile Rocket 88 de 1949, para algunos entendidos se trata del primer muscle car americano de la era moderna. Y creó tendencia con su combinación de carrocería cupé, enérgico motor V8 y sistema de propulsión trasera.

El nombre del Pontiac estaba claramente inspirado en las siglas GTO (Gran Turismo Omologato) utilizadas por Ferrari en el deportivo 250. Y uno de sus creadores fue John DeLorean, quien, casi dos décadas después, lanzó el DeLorean DMC-12 que apareció en la trilogía de películas de Regreso al futuro.

Hasta aquí, nuestra selección de los mejores muscle cars americanos de la historia. Como se suele decir, no están todos los que son. Pero, sin duda, son todos los que están. Si eres propietario de alguna de estas joyas del motor, recuerda que en AMV ofrecemos seguros para coches clásicos. ¡Toma nota!

Compartido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias AMV: Blog de Motos

Bienvenido al Blog de motos de AMV Seguros, donde compartimos contigo la pasión por las motos y la competición. Si quieres mantenerte al día sobre actualidad, novedades, consejos, recomendaciones, trucos, relacionados con el mundo de la motos, no dudes en guardar en tus favoritos el Blog de motos de AMV Seguros, para no perderte ningún post.

Suscríbete al blog

y recibe en tu email nuestros post más destacados


He leído y acepto el Tratamiento de mis Datos Personales.

Categorías moto

Sobre AMV