¿Cómo conducir un coche eléctrico?

Rate this post
Compartido

Hay quienes piensan que conducir un coche eléctrico es muy sencillo. Sin embargo, para sacarle el máximo partido posible a este tipo de automóviles son necesarios unos conocimientos previos. ¡Te damos todos los detalles en este post!

Chico y chica enchufando a la red de carga su coche eléctrico

Como ya se ha explicado en el blog de AMV, los coches eléctricos tienen muchas ventajas. Por dicho motivo, cada vez son más los usuarios que apuestan por ellos. Consumidores que, una vez adquirido su vehículo, deben acostumbrarse a un tipo de conducción diferente. Si quieres saber cómo conducir un coche eléctrico, te ofrecemos una serie de consejos básicos. ¡Toma nota!

Diferencias entre un coche eléctrico y uno de combustión

Pero, antes de ponerse al volante, conviene conocer algunas de las principales diferencias entre un coche eléctrico y otro dotado de un motor de combustión alimentado por gasolina o gasóleo:

  • La gran mayoría de coches eléctricos carece de caja de cambios y embrague. Por lo tanto, su conducción se asemeja a la de un automóvil con cambio automático.
  • El repostaje de un coche de gasolina o diésel debe hacerse en una estación de servicio, pero uno eléctrico puede recargarse en casa. En el blog te explicamos cómo y dónde cargar un coche eléctrico.
  • En un automóvil de combustión, la potencia se representa en caballos de vapor (CV). Sin embargo, en un coche eléctrico se habla de kilovatios (kW). En cuanto a la cantidad disponible en la batería y el consumo eléctrico, se expresa en kilovatios hora (kWh).
  • Para disfrutar de la mayor autonomía posible, un coche eléctrico requiere una conducción adecuada y utilizar de forma eficiente algunos sistemas. Por ejemplo, la climatización.
  • En marcha, un coche eléctrico sorprende por la ausencia de ruido y vibraciones. Y también por una respuesta inmediata al acelerador.
  • Por último, un coche eléctrico dispone de sistema de frenada regenerativa. Si no estás familiarizado con él, debes saber que contribuye a recargar la batería cuando se frena o se levanta el pie del acelerador.

Consideraciones antes de conducir un coche eléctrico

Llegado el momento de conducir un coche eléctrico, nuestro primer consejo es que compruebes el nivel de carga de la batería y la autonomía estimada. Por cierto: si vas a adquirir un automóvil eléctrico, te recomendamos contratar una tarifa eléctrica específica. Y también es importante que te familiarices con la nueva factura de la luz para realizar la recarga en las mejores franjas horarias.

  • Si recargas tu coche eléctrico por la noche (horas valle), ahorrarás en la factura de la luz.
  • Y no menos relevante: te asegurarás de empezar el día con la batería a tope. Así circularás más tranquilo sabiendo que cuentas con autonomía suficiente para llegar a tu destino.
  • Por este orden, desenchufa el cable del coche y de la toma de corriente o punto de recarga. Recógelo con cuidado, mételo en su funda y guárdalo en la zona habilitada en el vehículo para tal fin.
  • Cuando accedas al habitáculo, cierra la puerta del coche cuanto antes. Y como harías en un automóvil con motor de combustión, ajusta los reglajes del asiento y del volante, comprueba si ves bien por los espejos retrovisores y ponte el cinturón de seguridad.
  • Una vez que te encuentres cómodo, pisa el pedal de freno y acciona el arranque.
  • Y a continuación, activa las funciones necesarias, evitando utilizar las que no necesites.
  • En el caso del navegador, planifica tu ruta: estudia los distintos recorridos posibles y selecciona el más corto y llano.

En marcha: adaptación progresiva a un coche eléctrico

Como hemos comentado al inicio del post, un automóvil eléctrico aporta muchas ventajas. Y estas se aprecian, sobre todo, en marcha. Al conducir un coche eléctrico apreciarás su maniobrabilidad, la entrega inmediata y suave de potencia, su estabilidad…

Pero si no estás acostumbrado a este tipo de vehículos, lo mejor es que te lo tomes con calma. Ahora te toca adaptarte de forma progresiva a tu nuevo coche eléctrico:

  • Como se ha mencionado, una de las características del coche eléctrico es la ausencia de ruido y vibraciones. Aunque no notes el clásico ralentí de un motor de combustión, el automóvil estará dispuesto para iniciar la marcha.
  • Quita el freno de mano, pon el selector del cambio en posición D y levanta el pie del pedal de freno.
  • Te sorprenderá lo silencioso que es un coche eléctrico y lo bien que maniobra a baja velocidad.
  • Y también, a la hora de recorrer los primeros kilómetros, cómo reacciona al pisar el acelerador. ¡El par máximo es inmediato! Al principio, es posible que la entrega te parezca brusca. No te preocupes: con el tiempo te irás adaptando y aprenderás a modularla. Recomendación: acelera de forma suave y progresiva para que la carga de la batería no se vea afectada en exceso.
  • Esa respuesta inmediata te aportará un plus de seguridad cuando tengas que acceder a una rotonda o al reanudar la marcha tras haberte detenido en un stop.
  • Al llegar a un stop o un semáforo en rojo, levanta el pie del acelerador y deja que el coche se desplace por inercia antes de frenar.
  • En lo relativo a la velocidad a la que se circula, en un automóvil de combustión es fácil adivinarla al escuchar el ruido procedente del motor. En un coche eléctrico tendrás que consultarla en la instrumentación. Por cierto, ¿conoces los nuevos límites de velocidad en ciudad? ¡Que no te sancionen!
  • Hablando de velocidad… Desde el minuto uno es aconsejable que te mentalices y conduzcas en “modo consumo”. Salvo que las condiciones lo requieran –por ejemplo, para realizar un adelantamiento–, evita pisar el pedal del acelerador con demasiada alegría. De lo contrario, la autonomía se acabará resintiendo. Procura conducir de forma uniforme y racional.
  • Por lo que respecta a la marcha atrás, actúa con prudencia. Recuerda que un coche eléctrico es silencioso y los peatones podrían no advertir que estás realizando dicha maniobra.

¿Cómo sacarle el mayor partido a tu coche eléctrico?

Para poner en práctica esto último, es de vital importancia que en el punto de venta te expliquen todos los detalles para saber cómo sacar el mayor partido posible a las diferentes funciones de un coche eléctrico.

  • En el caso del potenciómetro, conduce de tal forma que siempre se encuentre en el rango equivalente a una conducción eficiente o normal.
  • Selecciona el modo de conducción (Eco o Sport) que más se ajuste a las necesidades de cada momento.
  • Aprende a utilizar la capacidad de retención. Podrás regularla mediante los modos de conducción, un botón específico, los niveles de contención asociados al cambio, las levas ubicadas en el volante o el denominado acelerador inteligente (e-pedal). Este último hace las veces de acelerador al pisar el pedal y de freno de servicio al levantar el pie.
  • Si utilizas la capacidad de retención óptimamente, evitarás que los frenos se sobrecalienten, por ejemplo, al descender un puerto.
  • Finalmente, intenta no circular sobre charcos o balsas de agua para no dañar los sistemas de recuperación de energía que hay en las ruedas.

Y a todo lo expuesto, presta atención al mantenimiento del coche eléctrico. De manera especial, a los neumáticos. Unas cubiertas de baja resistencia a la rodadura, en buen estado y con la presión adecuada, te facilitarán practicar una conducción eficiente. ¡Bienvenido a la electromovilidad!

¿Qué debes hacer si te quedas sin batería en tu coche eléctrico?

A grandes rasgos, te hemos explicado cómo conducir un coche eléctrico. Y nuestro último consejo es obvio: ¡no apures la batería! Si la autonomía del vehículo está al mínimo y no encuentras un punto de recarga en las proximidades, aparca en un lugar en el que no entorpezcas el tráfico. En situaciones así, te vendrá muy bien contar con un seguro de coche con servicio de grúa que te permita trasladar el automóvil hasta tu domicilio o el punto de recarga más cercano.

Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba