Los mejores consejos para conducir la moto en invierno

Rate this post
Compartido

A pesar del frío, la lluvia o la nieve, muchos motoristas se animan a conducir su moto en invierno. Si tú también te decides a hacerlo, te ofrecemos los mejores consejos de puesta a punto, equipamiento y conducción. ¡Sigue leyendo!

vista área de una carretera sinuosa con árboles nevados a los márgenes

Con la llegada del mal tiempo, algunos motoristas deciden hibernar su moto. Otros, por el contrario, continúan disfrutando de ella a diario o los fines de semana. ¡Incluso se atreven a hacer viajes largos en moto! Si vas a conducir tu moto en invierno, nuestros consejos te ayudarán a circular con seguridad en los meses más fríos del año. ¡Toma nota!

Con el mantenimiento, ¡no te la juegues!

En la estación invernal, a la hora de circular en moto es preciso tener en cuenta tres factores: el mantenimiento, la equipación personal y la conducción.

En el caso del primero, antes de la llegada de las bajas temperaturas es recomendable acudir a un servicio oficial posventa o taller de confianza. Una vez en el centro, sus profesionales se encargarán de realizar una completa puesta a punto a nuestra compañera de aventuras.

  • En primer lugar, prestarán atención a los componentes del denominado triángulo de seguridad. Nos referimos a los neumáticos, las suspensiones y los frenos.
  • Recuerda: los neumáticos de moto son el único punto de unión entre el vehículo y el asfalto. Por eso es tan importante vigilar su estado y la presión periódicamente. En invierno, necesitamos que nos ofrezcan una óptima adherencia en frío y que los canales de la banda de rodadura evacúen el agua con eficacia si circulamos sobre asfalto mojado.
  • En cuanto a las suspensiones, una moto será más o menos estable, cómoda y segura dependiendo de cómo se encuentren. Por ello, requieren un mantenimiento y reglaje específicos por parte de expertos.
  • Y por lo que respecta a los frenos, de su conservación dependerá que nuestra moto se detenga con mayor o menor eficacia. Es de vital importancia revisar los discos y las pastillas –tambor y zapatas si fuese el caso–.
  • Asimismo, en el chequeo se han de comprobar los niveles y el estado de los líquidos (aceite del motor, refrigerante/anticongelante, embrague y frenos). Y también los filtros de aceite y aire, cuya función es primordial para garantizar el buen funcionamiento del motor.
  • De igual manera, la transmisión secundaria por cadena conlleva un mantenimiento de limpieza, engrasado y tensado. Por el contrario, las transmisiones por correa y cardán precisan menos atención.
  • Sobre todo en invierno, hay que vigilar la batería de la moto. ¿Sabías que muchas de las llamadas que realizan los motoristas a los servicios de asistencia están relacionadas con fallos de la batería? Recuerda: se recomienda cambiar la batería de la moto cada dos o tres años.
  • Finalmente, verificar que todos los grupos ópticos funcionan correctamente nos ayudará a que podamos aumentar nuestra visibilidad en moto.

Gracias a las labores de mantenimiento podrás conducir tu moto en invierno con seguridad. No lo olvides: para afrontar la época invernal con garantías, nuestra compañera de aventuras debe encontrarse en perfecto estado de revista.

Indumentaria: ¿te equipas adecuadamente?

Completado el chequeo del vehículo, si quieres conducir tu moto en invierno de forma segura también tendrás que ocuparte de la indumentaria. Por cierto, ¿te equipas adecuadamente? Si no conoces cuál es tu nivel de protección, una infografía animada de la Dirección General de Tráfico (DGT) te ayudará a saber si circulas en moto con el equipamiento apropiado.

  • Empezando por el casco de moto, en invierno procura usar un modelo integral o modular. Independientemente del que elijas, ha de ser un casco de moto homologado. Y poner en práctica unos trucos para quitar el vaho en el casco de moto te será muy útil para conducir con seguridad.
  • En lo referente a la chaqueta y el pantalón, su elección dependerá del uso que vayas a darle a estos complementos: urbano o de carretera. Si vas a realizar desplazamientos por ciudad, encontrarás cazadoras y parkas de estilo casual y pantalones vaqueros –todas las prendas, con protecciones y refuerzos–.
  • Pero si vas a devorar kilómetros, lo mejor es que adquieras un conjunto que incluya forro térmico desmontable y membrana impermeable.
  • Obviamente, en tu equipamiento motero no pueden faltar unos guantes de moto de invierno. Y si eres friolero, con unos guantes calefactables de moto o unas manoplas circularás más calentito aún.
  • Por último, no descuides el calzado. Según ACEM, las botas de moto ofrecen un factor de protección del 93% –frente al 46% de unos zapatos, mocasines o zapatillas de deporte–. Para el invierno, selecciona modelos altos, resistentes al agua y con suela antideslizante.

Teniendo en cuenta que en los meses invernales hay menos horas de luz diurna, procura adquirir productos con colores claros e inserciones reflectantes.

Y si deseas conducir tu moto en invierno con mayor seguridad y comodidad, en los establecimientos especializados encontrarás otros artículos muy recomendables. Nos referimos a chalecos airbag, chalecos reflectantes, chubasqueros, equipación interior térmica, cubrepiernas de moto, etc.

Conducción en invierno: suave, racional y preventiva

Con el vehículo a punto y una buena equipación, estás preparado para conducir tu moto en invierno. Ahora, ya solo queda practicar una conducción acorde a la estación más fría del año.

  • Antes de iniciar la marcha, tómatelo con calma. Si tu moto posee un propulsor de combustión, deja el motor al ralentí durante unos minutos para que coja temperatura y el aceite llegue a las distintas partes de la mecánica.
  • Durante los primeros kilómetros, conduce de forma prudente y progresiva. Con el frío, tanto el motor como los neumáticos, las suspensiones y los frenos requieren algo más de tiempo para funcionar correctamente.
  • Acciona el puño del gas y los frenos más suavemente. Y aumenta la distancia de seguridad con el vehículo precedente.
  • En los desplazamientos urbanos, escanea el asfalto para detectar a los enemigos de los motoristas en ciudad. Nos referimos a pintura deslizante, pasos de cebra, rejillas de ventilación, tapas de alcantarilla, planchas de acero, charcos, manchas de lubricante o combustible… Es esencial detectarlos a tiempo para evitar posibles caídas.
  • En carretera, la humedad y el hielo suelen concentrarse fuera de la trazada. Por ello, no es conveniente salirse de ella. Además, las rodadas de otros vehículos te servirán de referencia en los días de niebla o cuando los servicios de mantenimiento esparzan sal en la vía para combatir la nieve y el hielo.
  • Señaliza todas las maniobras con los intermitentes para advertir tus movimientos en la calzada al resto de conductores.
  • Y si vas a realizar un viaje, planifícalo con antelación. Consulta el estado del tráfico y la predicción del tiempo. Por nuestra parte, te indicamos cómo colocar el equipaje de invierno en una moto.

Con todos estos consejos, conducir tu moto en invierno te será mucho más fácil. Prepararse para la bajada de las temperaturas y circular con todos los sentidos alerta te permitirá disfrutar de tu pasión en la estación más fría del año.

Seguro de moto: coberturas recomendables en invierno

Por cierto, si este invierno tienes que contratar un seguro de moto, no te olvides de incluir algunas coberturas para estar protegido ante cualquier imprevisto. Entre ellas:

  • Asistencia en Viaje. Si no te quieres quedar tirado, esta cobertura te permitirá disponer de un seguro de moto con servicio de grúa, desde el kilómetro 0, durante las 24 horas de día.
  • Equipamiento. Cubre tu indumentaria de motorista y los accesorios instalados en la moto que hayan sido declarados en la póliza.
  • Accidentes del Conductor. Contempla un capital para cubrir los gastos derivados de un accidente de circulación que puedas sufrir (asistencia médico-farmacéutica, hospitalización…).
Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba